DISCIPLINAS

ABOMBWE:


La Bestia no es tan temible para los Laibon como para los vampiros europeos. Los Laibon están menos acosados por el conocimiento del pecado y la culpa que lo acompaña, mostrándose por tanto más receptivos a los impulsos de sus Bestias.

CELERIDAD:


Para algunos Cainitas, el mundo mortal se mueve a cámara lenta. En momentos de tensión, los vampiros con Celeridad pueden moverse a una velocidad asombrosa, convirtiéndose en borrones de movimiento para cualquiera, mortal o inmortal, que no domine esta Disciplina.

DAIMONIUN:


Esta Disciplina exclusiva de los Baali procede del mismo Diablo, y mediante ella sacan fuerzas del Infierno para desmoralizar y paralizar a sus enemigos. Es por esta razón por lo que todos los Cainitas se mantienen unidos en su odio a los Baali, cuyo anhelo de poder amenaza con socavar la sociedad vampírica.

DEIMOS:


Las Lamias comparten la obsesión de los Capadocios con el mundo del más allá, aunque la manifiestan de forma distinta a estos eruditos. Esta Disciplina representa su devoción por la tanatología mediante los auspicios de la Madre Oscura Lilith.

DEMENTACIÓN:


Para la mente medieval, la locura es una maldición, o el equivalente a la posesión demoníaca. Los Malkavian saben que su demencia es una maldición impuesta a su linaje por el mismo Caín. De hecho, algunos afirman que el estado natural de los vampiros es la locura, y que sólo ellos son lo suficientemente puros de sangre para gozar de tan divina demencia. La Disciplina de Dementación es un producto de esta locura

FORTALEZA:


Aunque todos los vampiros disfrutan de una constitución sobrenatural que les permite sanar rápidamente de las heridas inflingidas a sus cuerpos no muertos, los Cainitas con esta Disciplina son capaces de enfrentarse a castigos físicos verdaderamente devastadores sin vacilar. En el campo de batalla, estos Cainitas se ríen de los tajos de la espada y cruzan sin miedo tormentas de flechas.

MORTIS:


Esta Disciplina fue desarrollada por los Capadocios en un intento de desvelar los secretos de la muerte. Pretende explorar muchos de sus aspectos, desde simplemente simularla, hasta causarla con un mero toque. Se rumorea que los maestros de esta Disciplina son capaces de desafiar a la misma muerte. Sus practicantes suelen estar muy interesados en todos los aspectos de la muerte y la vida que hay tras ella.

NIGROMANCIA:


Sólo recientemente ha surgido la Nigromancia como un poder vampírico. Actualmente se encuentra en manos de la familia Giovanni y de unos pocos Capadocios ajenos a la familia. Los mercaderes venecianos guardan celosamente su conocimiento, tramando usarlo para sus propios fines, aunque en algunos casos enseñan sus rudimentos a sus sires Capadocios.

OBTENEBREACIÓN:


Esta perturbadora Disciplina es practicada principalmente por los Lasombra, que buscan nada menos que el poder sobre todas la cosas, incluso sobre el mismísimo abismo primordial. Ciertamente, esta Disciplina suena a fuerzas siniestras y precristianas, y pocos aparte del clan Lasombra se atreverían a emplear poderes de tan problemático origen.

POTENCIA:


Los vampiros con la disciplina de Potencia tienen una fuerza física más allá de los límites mortales. La Potencia permite a los vampiros saltar grandes distancias, levantar enormes pesos y golpear a sus oponentes con una fuerza aterradora. Se sabe de vampiros nobles que han derribado la puerta de una fortaleza con sus manos desnudas, o cortado en dos a un caballo de guerra de un solo golpe de espadón.

VALEREN:


Esta Disciplina se manifestó por primera vez en Saulot, que refinó el crudo poder de los dones curativos. Los usos secundarios de la Disciplina se han perdido para la mayor parte de los vampiros del siglo XX, que la conocen como Obeah. Algunos Salubri descubrieron la utilidad de estos poderes para propósitos marciales y más siniestros, y puede que los Tremere se encontrasen con ellos al ir a por su primera víctima.

VICISITUD:


Ésta es la Disciplina característica de los Tzimisce, y resulta casi desconocida fuera de este clan. Y no es que los Demonios tengan demasiados aspirantes a alumnos: hay ciertas cosas que se encuentran más allá de los límites, incluso para los demás Condenados.