La Camarilla es la mayor secta de vampiros, así como la más abierta; en teoría, cualquier vampiro puede reclamar su ingreso, independientemente de su linaje. De hecho, la Camarilla supone que todos los vampiros son miembros de su secta, lo quieran o no. Los fundadores de la secta la consideran la Gran Sociedad de los no-muertos, y se ofenden por cualquier insinuación en contra.


     El interés principal de la Camarilla es el mantenimiento y defensa de la mascarada. La secta se organiza en respuesta a la creciente influencia de la Inquisición. Históricamente, ha habido muchos intentos por parte de los líderes de la Camarilla de imponer más autoridad sobre otros aspectos de la existencia vampírica.


     Se cree que los Ventrue desempeñaron un papel crucial al reunir los siete clanes fundadores de la Camarilla. Indudablemente, sus esfuerzos y su imaginación están detrás de su origen incierto. Solo siete de los trece clanes se encontraban entre sus fundadores, y solo estos clanes asisten con regularidad a las reuniones del Círculo Interior. La Camarilla no reconoce abiertamente la existencia de los Antediluvianos. Las afirmaciones sobre éstos se ridiculizaban públicamente. Por lo que respecta a la Camarilla, no son sino mitos.